Prepara tu entrevista de trabajo de forma efectiva.

Preparación de entrevistas de trabajo, un trabajo para el que ¿Dónde de has formado? ¿Quién te ha formado? ¿Cuándo te has formado? ¿Cómo te has formado?…

¿Dónde te has formado?

Llevas meses, ¡Y hasta años! Dando vueltas y más vueltas, de aquí para allá, oyendo a quienes dan charlas de cómo preparar tu entrevista de trabajo, y ¡Sigues sin trabajo! Además de que en este tiempo hasta, en realidad, has ido sólo a 1 o 2 entrevistas y han sido de todo menos algo parecido a lo que te contaron. Formarte asistiendo a jornadas donde ¿Quién se responsabiliza de lo que en ellas se dice? ¿Quién te atiende a tí personalmente para analizar tu caso concreto? ¿Cuánto dura esa jornada? ¿Dónde has tenido que ir para asistir a la jornada? …. ¿Te sigue pareciendo la mejor forma? ¿Formarte yendo a jornadas sigues considerando que es la mejor forma o que es la única posible para tí en tus circunstancias? ¿Aceptas un consejo? Formarte en algo que tiene tantísima importancia en tu vida quizás debas hacerlo en sitios profesionales. ¿Sabes cómo se llaman esos sitios profesionales? Consultorías.

¿Quién te ha formado?

¿Una persona que te trata como “un número” dentro de su extenso listado de personas desempleadas a las que atender cada día para cumplir unos objetivos en los que, a tenor de los resultados, parece que nadie incluye que el objetivo es uno y solo uno: Sacarte de tu precaria situación económico-laboral-…? ¿Y te parece, en serio, que esa es la manera de formar a alguien que necesita de forma urgente, prioritaria, … entrar en una empresa donde, como mínimo, reciba un salario adecuado y sea tratada en unas condiciones adecuadas? Mi consejo: Solicita ya a una persona de consultoría especializada en recursos humanos (RR.HH.) que te forme para ello y asegúrate el éxito de una forma efectiva, es decir, que encuentres ese trabajo que necesitas y que lo encuentres ya.

Propuestas de Albert Rivera. ¿De quiénes salen realmente estas propuestas?

El candidato a Presidente del Gobierno por parte del partido Ciudadanos, Albert Rivera, ha planteado, según leemos, ofrecer un cheque de 1.200 euros a las personas desempleadas para que lo destinen a mejorar su formación.

En esta línea, a tras 20 años de experiencia en el ámbito de la formación en España, tanto como formador, como director y gerente en empresa de formación, como alumno en multitud de cursos, y como profesional ocupado en conocer qué se mueve en el sector, me gustaría conocer la base de fundamento de esta afirmación y saber si aceptaría tomar en consideración una propuesta cuyo objetivo es algo más allá de la mejora de la formación de la personas desempleada: El empleo.

La formación, en su actividad económica mayoritaria va evolucionando según las formas en las que llegan los dineros públicos, de tal manera que han llegado a ser descaradas las propuestas que me han hecho de que expida certificados a personas que nunca han asistido al curso para así permitirles trabajar en trabajos para los que son obligatorios ciertos documentos acreditativos de la formación recibida (a la que yo, personalmente, añado que sea una formación superada, porque no expido certificados a personas que firman la asistencia sino a personas de las que puedo dar fe con un certificado firmado por mí de que han logrado el objetivo de la acción formativa.) y pese a la presión que me supone el pensar que una persona pierda una opción de trabajo por falta del certificado, es más la responsabilidad que supone el pensar que si entro en ese juego, estoy robando dinero público, estoy robándole al trabajador el dinero que se le asigna y que no es gratuito porque previamente se le ha ido reteniendo de su nómina mes a mes y permitiéndole que se exponga a un trabajo con riesgo de muerte sin la formación necesaria para realizarlo con total garantía para su vida o su salud. Pero estoy seguro que hay quienes han accedido a expedir certificados de formación a cambio de firmar la lista de asistencia y pagar el precio del curso, que hay quienes ponen al frente de un curso a personas sin cualificación para la impartición o sin los conocimientos necesarios para la impartición de la materia en cuestión, igual que estoy seguro de que hay empresas y personas que sí desean recibir el curso que necesitan y que son engañadas recibiendo un curso que nada tiene que ver con lo que indica el certificado o que nada tiene que ver con lo que necesitan para su trabajo o un curso con un temario incompleto o con un temario genérico de poco provecho para su caso o con errores que en según qué cuestiones pueden ser causa de muerte por desconocimiento (como pueda ser el caso de una formación para trabajos en alta tensión), y cuya solución no pasa por exigirle al formador que acredite mil titulaciones y mil conocimientos igualmente genéricos o que pueden incluir errores y… etc.

Como profesional del sector, considero la formación una pieza tan clave en el desarrollo de una sociedad que me preocupa enormemente que como solución se plantee el darle 1.200.-€ a cada cual y que se las apañe.

Formación para el empleo

En estos 20 años de trayectoria profesional multisectorial e interdisciplinar, he gestionado infinidad de acciones destinadas a la mejora de la empleabilidad de las personas, y siempre con un planteamiento que otras personas tratan de forma separada y posteriormente al proceso de formación pasando por alto algo que realmente se sabe y se siente, con el planteamiento de “formar para el empleo” li-te-ral-men-te, de tal manera que el 100% del alumnado salía del curso directamente a un empleo de calidad (condiciones salariales serias, contrato indefinido,…).

¿Para qué formarse en algo que en nada de apasiona y luego te piden en los procesos de selección que pongas pasión en lo que haces? ¿Para qué formarse en temas que te apasionan y posteriormente decirte que tu pasión difícilmente podrá ser tu fuente de ingresos salvo que seas lo más de lo más y tampoco eso es garantía? ¿Para qué formar en Photoshop a una persona sin dotes artísticas? ¿Para qué formar en diseño en 3D a personas sin visión espacial? ¿Para qué formar en contabilidad a personas sin percepción integral? ¿Para qué formar en animación sociocultural a personas vergonzosas, o a personas insolentes? ¿Para qué formar en elaboración de jabones naturales cuando expertos dermatólogos advierten del aumento de dermatitis a causa del uso de jabones fabricados de formas primitivas y que deberían sustituirse por jabones con fórmulas actuales que mejoran y mantiene las condiciones higiénicas y dermatológicas de la piel? Etc.

Cómo conseguir trabajo en tiempos de crisis

¿Por qué no encuentro trabajo? ¿Qué puedo hacer?

De esta manera se presenta el documento que se entrega en unas de las miles de charlas que tanto se dan ahora, las relacionadas con el empleo y el emprendimiento. Es muy bueno y atractivo el título del documento: Cómo conseguir empleo en tiempos de crisis. Y como es tan atractivo, me he parado a leerlo y analizarlo en detalle y con la intención de compartir algunas reflexiones. El documento sigue con diversos puntos y apartados que recojo y comento o señalo para posterior referencia.

  1. Conocerte bien a ti mismo y reflejarlo en tu currículo

    En la búsqueda de empleo debemos tener claramente determinado cuáles son mis aptitudes, conocimientos y experiencias para poder encontrar el puesto de trabajo que se adapte a mi currículo y destacar en él las características más relevantes que puedo aportar a la empresa en la que presento mi candidatura. Para ello debemos elaborar un currículo completo en el que dejemos bien reflejado lo siguiente:

    1. Datos personales
  • Nombre y apellidos
  • Dirección
  • Teléfono
  • e-mail
  • Carnet de conducir
  • Disponibilidad para cambio de residencia
  • Disponibilidad para viajar
  • Contacto en redes sociales
  • Fecha de nacimiento
  • Discapacidad
  • Beneficios fiscales para la empresa por tu contratación

En los puntos señalados haré las siguientes matizaciones:

  • Tu dirección, el lugar exacto donde vives, lo que se conoce como “dirección postal”, es un dato que antiguamente podía ser interesante para el caso de que la empresa te enviara alguna carta para citarte a una entrevista o para indicarte el resultado del proceso de elección en el que estabas participando,… pero actualmente que las comunicaciones de este tipo son a “dirección electrónica”, es innecesario aportar tal información.

    Por otro lado, si donde vives actualmente es “de paso” o es “temporal” porque sabes que en cuanto tengas trabajo te trasladarás a otra vivienda o porque ya sabes que estás en alquiler y te mudas pronto, o porque si el trabajo está en otra provincia te cambiarás lo antes posible, ¿Qué importa dónde vivas en el momento de entregar el currículo? Por este motivo, tampoco es necesaria esta información.

    En alguna ocasión hay personas que hacen elección de personal para empresas y que consideran la dirección como dato de interés, y hacen conjeturas sobre ti en función de si resides en una zona donde la media salarial sea elevada o si vives en una zona donde la media salarial sea baja, o de si resides a una distancia mayor o menor con respecto al centro de trabajo,… pero como a priori no sabes qué necesita la empresa (abandona esa recomendación que se hace de que te pongas en el lugar del seleccionador y pienses si pondrías o no tal o cual información…, porque… ni eres seleccionador ni sabes qué piensa en seleccionador ni todos los seleccionadores piensan igual -por suerte o por desgracia…. Que eso es parte de otro debate…- ni sabes qué necesita la empresa, ni nada de nada.) casi mejor aliviar de información el documento y ya si hace falta afinar alguna información pues te la pedirán. Esto último es opinión ya que también hay quienes por algún motivo consideran de interés el saber dónde resides actualmente y si no lo indicas ya te descartan y ni leen el resto. Pero… como también hay quien lee ese dato y si no le parece bien el sitio de residencia también te descartará sin leer lo demás, pues… recomiendo no ponerlo y que quien quiera saberla, que lo pregunte.

    Si por el contrario tu lugar de residencia es fijo y hay motivos para seguir en él y tienes familia a tu cargo que aunque pudieras desplazarte y pasar tiempo fuera por temas de trabajo tu lugar de residencia seguirá siendo la actual, pues quizás sí pueda ser de interés indicar la población, que no la calle y el número, el bloque, planta, portal, letra,… ya que esta información tan exacta nada aporta. Aunque… quizás para ser vendedor de Ferrari, el indicar que vives en un lugar de viviendas lujosas induzca a pensar que te relaciones con personas que puedan adquirir un Ferrari.

    En resumen: Cuanto mucho, indica la población, salvo que sientas de interés el indicar la calle (o zona).

    (Cuanta menos información personal entregues en documentos que van a quedar fuera de tu control, mejor, así que ten en cuenta estos detalles que te he indicado)

  • Tu e-mail, es un dato importante de contacto hoy en día, pero como hay tantas y tantas cosas que llegan por mail y tantas y tantas que son publicidad, o cosas de amigos que pasan el día enviando todo a nuestro buzón y puede ser que tengas suscripciones a cantidad de cosas y que te lleguen notificaciones de mil otras… Mi consejo es que abras una cuenta dedicada exclusivamente a esta actividad y que, además, uses un nombre alejado de estos como “lapeke69″o “elmaki23”, porque -por suerte o por desgracia…. Que eso es parte de otro debate…- hay personal haciendo trabajos de elección de personal que con leer algo así tienen suficiente para descartar un currículo, por tanto, da un paso al frente y salvo que te presentes a una oferta de empleo donde tengas muy claro que el tener “mote” o “apodo” o “nombre de guerra”… es mejor, pues considera que hacerte de una cuenta con un nombre poco llamativo puede ser más acertado de forma general para cualquier caso.
  1. Aptitudes

Podría continuar comentando el documento, pero para no alargar, casi que mejor, genero un artículo nuevo donde de una forma más resumida planteo algo que considero, y está contrastado, más coherente con el momento actual y las circunstancias actuales.

Una solución: La colaboración. Aunque… ¿Quieres colaborar?

Actualmente son muchas las personas que, por diferentes motivos, pasan los días casi enteros en los bares.

Aunque tras hablar con camareros en multitud de bares, me cuentan que “el tiempo de permanencia en el local en nada se traduce en que el negocio del bar esté mejorando, porque hay quien con un café y una cerveza pasa la mañana entera”, y el hecho también constatado es que hay una gran mortandad de bares. Eso sí, los que más están cerrando son bares abiertos o en manos de personal sin profesionalidad al respecto (el programa de “Pesadilla en la cocina” ha abierto las cocinas y entrañas de muchos bares, restaurantes,… que ni nos explicamos no solo el cómo es que seguían vivos sino el cómo es que un día iniciaron actividad en manos de sus actuales dueños, y qué habría sido de ellos sin la impagable ayuda de Chicote y todo el despliegue de medios técnicos, tecnológicos, económicos y profesionales –rediseño y acondicionamiento del local, rediseño de la oferta gastronómica,…-), porque por otro lado abren sitios que bajo parámetros profesionales sí parece que van echando camino adelante.

Hecho este paréntesis de situación… abrimos otro, el de las actitudes empresariales: Se puede iniciar una actividad y todo el impulso es hasta el momento de abrir y luego ya pues nada… a esperar que la caja se llene sola cada día… o se puede iniciar una actividad y tras el impulso para abrir continuar con el siguiente impulso que es el de hacer que el negocio funcione.

En el primer caso, cierto es que hay actividades que requieren menos acciones para que funcionen (tú abres una frutería en un barrio sin frutería cercana, y sólo has de preocuparte de poner un precio o una calidad que destaque frete a otros, y con eso de que estás más cerca… en ocasiones hasta funciona sin tener que hacer mucha actividad de marketing, publicidad, creación de marca, exhaustivos estudios de mercado, sin tener presencia den redes sociales, sin un blog, etc…) pero hay otras (la mayoría) que sí requiere que constantemente se estén realizando acciones destinadas aunque sea sólo para el sostenimiento de la actividad en un punto óptimo de rendimiento.

Para este último tipo de personas más activas, abiertas y decididas a hacer, se plantean diferentes acciones, una de ellas es la denominada “venta cruzada”, en inglés “cross-selling”, también en estas acciones aparecen palabras como la “colaboración” o términos como la “co-creación”.

En las acciones citadas el planteamiento pasa por la mezcla, la unión, la participación conjunta de forma organizada y planificada en un proceso destinado a la mejora de la actividad empresarial que se esté desarrollando por cada parte implicada, para un beneficio mutuo.

Dicho todo esto, una de las actividades empresariales que deberían estar haciendo acciones de este tipo son los bares.

Ya hay peluquerías que en el mismo local dispone de una zona de barra y con zona para tomar un café mientras se espera a que te toque o a que terminen con esa persona a la que acompañas, sin perder por ello entidad la peluquería ni el bar donde puedes ir sin tener por qué consumir los dos servicios.

Ya hay peluquerías que comparten local con tienda de ropa, o tiendas de ropa que incluyen en el mismo espacio una zona dedicada a peluquería, tanto monta monta tanto…

¿Qué hace la gente en un bar además de beber y tomar tapas o pinchos? Principalmente… Hablar, debatir, discutir,…

¿De qué se habla en un bar? De futbol, de política, de economía,…

¿Y tras tanto hablar qué resulta? En mi opinión, el resultado es algo importante que fuera, ya puestos, lo más provechoso posible. ¿Lo es? Lo es porque hay quien se desahoga de sus quejas, porque hay quienes dan consejos,… la verdad que son diversas las “figuras” presentes en un bar.

Mi cuestión es ¿Y si profesionalizamos algunas de esas figuras y hacemos que lo que ocurra en el bar sea algo “realmente” provechoso?

Una figura presente en el bar es la del “hombro en que llorar”, que escucha tus quejas y soporta tus lamentos,… la del “entendido” que sea el tema que sea raro es que no solo no tenga opinión sino hasta una solución,…

Profesionalmente hay personas que estudian y se preparan para ejercer estas figuras, pero lo hacen en consultas médicas (psicólogos,…) o en empresas de consultoría (consultores) o en medios de comunicación (comentaristas, tertulianos,…), que han de realizar constantes tareas e inversiones para dar a conocer sus servicios, disponer de un espacio físico donde desarrollar su actividad, etc.

Observemos esta situación:

Tienes un problemilla matrimonial y lo comentas con tu vecino en el bar y éste hasta te da un ¿Sabio? consejo… todo por el módico precio de unas cuantas cervezas entre las tuyas y las suyas. Acabas de oír por la radio que ha subido el IPC un 1% y casi que se te corta la respiración y sales corriendo a comprar el pan de hoy antes de que el tendero se entere y te suba el pan a tal precio que tengas que reducir tu consumo de pan por culpa de semejante noticia…

¡Cuánto mejor sería que quien atendiera a tu problemilla de pareja lo atendiera alguien profesional!

¡Cuánto mejor sería que tu inquietud por la subida del IPC te la tratara alguien profesional y así dejar de reaccionar de forma alocada en base a ideas equivocadas o a consejos venidos de a saber quién!

Observemos esta otra situación:

En muchas ocasiones pasas el día den el bar porque estás en desempleo y vas al bar a desahogarte, y a entretenerte y quitar de tu pensamiento la carga del “¡Y ahora qué!” y… cosas del estilo. ¿Así vas a encontrar empleo? No. Esta actividad solo va destinada a, cuanto mucho, aliviar tu carga psicológica (que la aliviarías más en manos de profesionales), pero nada de generarte opciones de empleo, y además, te cuesta el dinero, lo que aumenta tu problema económico, lo que hace que empeore tu situación psicológica, y realimenta la necesidad de desahogo y de vuelta a buscar en el bar, porque crees que es el único lugar donde si no solución al menos alivio sí encuentras, sin darte cuenta del error y de que estás entrando en un círculo del que difícil salir y más difícil salir con un trabajo si es eso lo que quieres.

¿Y si ese tiempo y dinero lo destinas a orientación laboral en manos de profesionales?

¿Y si en el bar hubiera un servicio de bebidas, tapas, pinchos, y también de profesionales del asesoramiento personal en diferentes temas?

Una peluquería con bar o un bar con peluquería…

Una peluquería con tienda de ropa o una tienda de ropa con peluquería…

Ya hay bares que ofrecen conciertos, monólogos, lecturas de libros,… y conciertos que ponen barra para bebidas y comidas, locales de teatro que hacen un intermedio para tomar algo en el “ambigú” (bar), y hasta bibliotecas y librerías que celebran eventos de presentaciones de libros o de lecturas mientras te tomas algo… ¡Esto ya son cosas que las tenemos por habituales y son conocidas, por qué no seguir mezclando y ampliar las opciones!

Implantemos el bar con consultoría o la consultoría con bar.

¿Quién quiere empezar?

Se admiten propuestas y personas interesadas en esta actividad, tanto personas para ejercer figuras profesionales del bar como actividad empresarial como para ejercer figuras profesionales destinadas al público del bar (psicología, selección de personal, orientación laboral, coaching, innovación,…).

Buenas noticias: Bajará el número de jóvenes en paro… O no.

Según datos de previsión estadística del INE (Instituto Nacional de Estadísticas)sobre demografía y población, el número de personas entre 16 y 64 años está reduciéndose, de tal manera que si habrá una reducción de población a razón de algo más del 1% anual, puede ser que esta reducción de población haga que algo baje el desempleo… O no.

De todos modos, siempre recomendamos leer el documento base:

http://www.empleo.gob.es/es/sec_trabajo/debes_saber/Jovenes/Numeros/2014Junio/Jovenes_junio_2014.pdf

Es el informe de junio de 2014, aunque las cifras las proyecta hasta 2020, y desconocemos si a estas alturas de 2015 hay un documento igual actualizado (lo estamos buscando y en caso de encontrarlo modificaremos las referencias).

Lo que desconocemos son los datos estadísticos de generación de empleo por edad, sexo, zona, posiciones, tipos de condiciones laborales (salarios, duración, forma de relación laboral,…) y su evolución desde hace unos años y si hay previsiones a unos años vista, porque según se dicen por personas de cierta confianza en sus afirmaciones, el 20% de los nuevos empleos serán en cosas y se llamarán de formas que aún ni conocemos, así como hay empleos que millones de personas ni conocen ni se plantean entre sus opciones. ¿Sabes qué es un calafateo calefateador? ¿Sabes que hay un “Catálogo de ocupaciones de difícil cobertura” que el Servicio Público de Empleo (SEPE) publica trimestralmente?

Hay verdaderos personas que son geniales haciendo cábalas y que disfrutan con ello, y son capaces de generar informes y más informes y previsiones y fórmulas para predecir futuros que luego son distintos porque algo ha sucedido que… vaya, ha cambiado las cosas y requieren de más cábalas y más informes y … que todo siga igual durante unos cuantos de años para que sus predicciones se cumplan :-/

Entre la formación que ofrecemos a muchos profesionales a quienes se les exige una certeza en sus acciones lo más próximas al 100% en cualquiera de las fórmulas que para medir su efectividad se elija, una de ellas es la de la planificación.

Con una adecuada planificación los objetivos marcados se cumplen, porque eso es el resultado de una “planificación profesional”.

Sentimos que toda persona que tenga algo que aportar debe implicarse en generar una solución a esta situación, así que vaya desde aquí nuestro ofrecimiento.

Las empresas no encuentran personal para contratar

Trabajo sin cubrir, es otra realidad del mercado laboral español.

Empresas que no encuentran personal para cubrir las necesidades que tienen, mientras el paro sigue por las nubes.

La situación es, en mi opinión, mucho más crítica de lo que tal vez las personas desempleadas tengan en mente, ya que siendo altísimo el ínidice de desempleo y de empleo precario, según se indica, la Oficina Europea Estadística Eurostat informe del 4º Trimestre de 2014 cita una cífra mínima de 55.000 puestos de trabajo sin cubrir por falta de personal adecuado, mientras por otro lado ya hay tiempo en el que los profesionales venimos alertando de una “burbuja del emprendimiento” que hay quienes la citan como “sobredosis de empendimiento”.

Hay profesionales que coincidimos en que una de las claves básicas para el desarrollo es la formación,  y que se han hecho dejadez de responsabilidad en la gestión de los fondos económicos destinados a ello y de la calidad y de la utilidad de la formación impartida, lo que hace que la efectividad del entramado que costeamos a base de impuestos y a base de recortes en otras necesidades en las llamadas políticas activas de empleo esté en entredicho en los sectores profesionales que hemos demostrado con hechos que hay otra forma de hacer las cosas, con un 100% de efectividad, frente a niveles donde hay quienes dan cifras estimadas de que alrededor del 85% de las personas desempleadas está fuera de los circuitos formativos que puedan encauzarlas a un empleo de calidad, que entorno al 45% tiene una formación igual o inferior a la ESO, y que con una situación así, las dificultades van más allá de la sola cuestión de buscar un empleo.

A todo esto se suma el tema de las formaciones “regladas” y las “no regladas”, de las modificaciones en los planes de estudio, de la infinidad de titulaciones privadas, de cursos, de grados, máster, etc., y la cantidad de conocimiento dinámico que sale fuera de los cículos de formación “oficiales”, donde hay personas de gran preparación que por diversas circunstancias no pueden acreditar si no es mediante prueba personal, de tal manera que aún sigue habiendo empleos donde equivocadamente se plantean requisitos basados en acreditaciones formales que dificultan su cubrimiento, o donde se exigen acreditaciones que documentalmente son una cosa y “realmente” son algo muy distinto en contenido o en calidad.

A todo ésto hay que añadirle una vuelta más de tuerca, entrando en la formación “generalista” que es necesaria para algunos puestos y la formación “especialista” que es necesaria para otros, además de considerar que hay necesidad de puestos de “ideación” además de puestos de “materialización”, puestos de “organización”, de “supervisión”, de “apoyo”, de “control”, de…. donde hay que considerar también a la persona en sí misma, de tal manera que 2 personas culloperfil sea idéndico sobre una cuadrícula de las que habitualmente se manejan en infinidad de portales de empleo pueden ser diferentes como persona, hasta el punto de que una pueda ser un buen fichaje para el puesto que, casualmente, alguien ha situado en una mesa colocada sola en una oficina, y otra no soportar más de una semana una situación así considerando que es un trabajo en situación de aislamiento, de soledad,… cuando tal vez la otra lo considere un trabajo en condición de superioridad, con oficina propia, alejada del ajetreo que pudiera haber,…

Con todo lo dicho, es la profesión de RR.HH. tan clave como la de “formador” en la conexión entre las personas de forma individual y las empresas (grupos de personas) y son estas dos profesiones las que hay que potenciar y considerar para dar salida a la situación actual de desmepleo por un lado y empresas necesitadas de personal por otro. ¡Algo insostenible por mucho más tiempo!

El modelo de “trabajo” y de “empresa” y de “gestión del empleo” y de “gestión del desempleo” que tanto las personas, como las empreas, como los gobiernos nacionales, autonómicos y locales, vienen manteniendo es el principal bloqueo para el desarrollo, y las entorno a 2 millones de familias con todos sus miembros en desempleo ya no pueden más.

Casi vimos posible el llegar a los 6 millones de personas en desempleo, pero algo ha ido modificándose el escenario a nivel global consecuencia de una más o menos predecible evolución de la situación y eso nos lleva a que algo haya alguna reducción de esa cifra.

Se dice que el Servicio Público de Empleo soluciona cada año sólo un 2% aproximadamente del desempleo del país, por lo que es prioritario dejar de trabajar en líneas de acción encaminadas a elevar ese porcentaje a cifras cercanas al 100%, como ocurre con las acciones desarrolladas por empresas profesionales que se dedican a este fin social de gestión del desempleo.

En muchas ocasiones he puesto de ejemplo lo que en otros países ocurre y que sin obligación he venido desarrollando en mis 20 años de profesión: La “formación para el empleo” impartida es la adecuada para cubrir demandas reales de empleo y se imparte a personas que realmente con esa formación vayan a cubrir esas plazas de forma directa, de tal manera que se une de forma cierta la oferta y la demanda y con calidad tanto en la oferta como en la demanda, es decir, no formamos en Photoshop a una persona cuyas dotes para el diseño no son para alcanzar la profesionalidad que se le va a requerir en un puesto de diseño con Photoshop, porque no es que le falte saber manejar el programa sino que “personalmente” tiene una serie de carencias o circunstancias “para ejercer en la profesión de diseño gráfico” que hacen que en cualquier proceso de selección para un puesto de diseño gráfico que esté en manos de profesionales de los RR.HH. quede fuera, o que si cae en manos de alguien poco profesional pueda ser que cuele pero que al poco surgirá que esa persona será despedida o esa empresa afrontará una situación indeseada por la poca rentabilidad de la persona contratada.

A estas últimas palabras de “rentabilidad de la persona contratada” hay quienes me replican diciendo que las personas no han de ser tratadas como “cifras en una cuenta de resultados”, pero lo dicen desde la dejadez de que la responsabilidad que tienen de que son personas que seguramente quieren que los productos o servicios que reciban sean de la mayor calidad posible al menor precio posible para su bolsillo, etc. etc., exigencias que han de trasladarse a la empresa, es decir, al grupo de personas que desarrollan lo que acabas de adquirir de una forma tan exigente, por tanto, cada persona en su puesto de trabajo ha de ser óptima, y lo que sí hay es que hacer una conexión óptima entre persona y puesto(empresa), de ahí la ya señalada función social clave que desempeña la formación y la tarea de RR.HH.

En resumen y a la resulta de todo esto, ocurre que hay millones de personas desempleadas, miles de personas trabajando en una estructura de la adminsitración pública casi sin efectividad alguna, en manos de personas que mantienen una actitud politizada en la mayoría de los casos y obsoleta en todo su planteamiento, millones de euros desperdiciados, años de vida que jamas se recuperarán, sufrimientos que pueden evitarse y que hay quienes utilizan políticamente en su favor para mantener sus estatus social de “salvadores” mientras disfrutan de privilegios y comodidades que nadie cuestiona porque “son quienes luchan contra los malos y nos visten de buenos a sus feligreses”.

El curriculum vitae. La preparación de las herramientas.

Curriculum vitae, un tema que toda web que trate temas laborales incluye.

Curriculum vitae, curriculum, currículo, son los nombres con los que se conoce a este documento.

Este es otro de los artículos de opinión y análisis de textos que encontramos por internet, en páginas que dicen ser el escaparate representativo de instituciones, organismos, empresas o personas que alardean de su gran servicio a la sociedad, que dan clases y se postulan como referentes en sus ámbitos de actuación, y que nos resultan escandalosos.

LA PREPARACIÓN DE LAS HERRAMIENTAS: EL CURRÍCULUM VITAE

Con éste titulo se presenta el artículo que encontramos.

Ya has definido tu proyecto profesional, sabes qué quieres hacer, qué puedes hacer y dónde quieres trabajar; también tienes una idea más clara de la situación del mercado y has planificado tu campaña de búsqueda de empleo.

El caso es que el planteamiento de base, en lo profundo, nos parece acertado, ya que plantea que hay que definir una serie de parámetros (un proyecto profesional, que hay que saber qué quieres hacer, etc.), pero sin meterse en ello, salta directamente a lo siguiente:

Ahora, tendrás que confeccionar una serie de instrumentos imprescindibles para la promoción de tu candidatura en el mercado: el currículum vitae y la carta de presentación. Constituyen tu «pasaporte para el empleo», que siempre te precederá allí donde te gustaría estar trabajando y que deberá diferenciarte frente a tus competidores. Se trata de abrir puertas y no de cerrarlas. Es un ejercicio de estilo muy codificado, que requiere una reflexión rigurosa sobre el fondo y la forma antes de redactar. Recuerda que se trata de una presentación de la imagen que tienes de ti mismo y que refleja tu grado de autoestima.

Condiciona totalmente a un par de documentos, el curriculum vitae y la carta de presentación, el poder entrar en el mercado laboral, diciendo que son tu “pasaporte para el empleo”, y que éste deberá diferenciarte (recuerda que en otro artículo, planteaban que lo hicieras de forma nada llamativa incluso de corta extensión, así que la diferencia de la que tratan es de que en lo poco que pongas haya títulos y referencias “de peso” para quien lo lea (nombres de personas o empresas y títulos y centros de formación que quien lea el currículo identifique con algo que haga que tú seas la persona elegida), de tal manera que si has estudiado en la Universidad tal y no en la Universidad cual… tendrás más o menos posibilidades de acceder, y si has trabajado en la empresa X en vez de en la empresa Y, resulta que también, algo que no deja de ser “anecdótico” aunque siempre con matices, como todo, ya que cierto es que cada centro universitario imprime cierto carácter diferenciador en su alumnado (en mi centro, el profesorado se volcaba en la parte de unir la teoría con la práctica y en la práctica de acciones que posteriormente nos servirían mucho en el posterior desarrollo profesional, y percibíamos que en otros el planteamiento era el facilitar simplemente la obtención del título y nada más, lo que en muchos casos ha podido marcar ciertas diferencias, pero que, ahora que llevo 20 años como profesional en contacto con el mundo de los RR.HH. sé que este detalle es únicamente un matiz, y no algo fundamental en la decisión ya que “la persona”, que es a quien voy a escoger en el proceso de selección, es algo mucho más amplio, tanto, que este detalle pasaría a un plano muy por debajo de mucho otros, salvo que en mi decisión sean estos factores los que influyan y elija al personal en función de un: Dime dónde estudiaste y te diré quién eres. ¡Un error! En mi humilde opinión.

El planteamiento de que “se trata de abrir puertas y no de cerrarlas”, que “requiere una reflexión rigurosa”… y demás indicaciones, pues, sí, en el fondo es correcta la base, pero ¿Es que, entonces, solo podrán acceder a un empleo personas con capacidad para elaborar documentos en base a su capacidad de “reflexión rigurosa sobre el fondo y la forma” y de redacción para definir con palabras una imagen acertada desde la percepción de quien lea estos documentos y que refleje autoestima? Si esto fuera así, me daría lástima de quienes se planteen trabajar y antes no pasen por un servicio de orientación laboral donde se detecte que carecen de estas capacidades y les digan que, según parece al leer este texto que analizamos, hay pocas posibilidades de que encuentren empleo, al menos en los ámbitos socio-laborales en los que se mueven estas personas que hacen selección de personal y orientación laboral.

Lo inquietante es que este documento cuenta con el respaldo (a menos que se publique sin rigor y las personas que avalan al organismo que hace la publicación ni lean lo que su organización expone públicamente) de personalidades representativas de muchas miles, y de grandes empresas con cientos y miles de personas en plantilla y que mueven cientos o miles de millones de euros anuales y que en gran parte condicionan el devenir de la vida de un país, y lo saben, y a sabiendas, así lo hacen.

¿Entonces, qué hacer, seguir las doctrinas de de estos dictámenes o hacer las cosas de un modo profesional, objetivo, honesto, coherente,…?

En mi opinión, pese a todo, considero que se deben hacer las cosas bien hechas, y que en esta forma caben todas las personas, y que como, en realidad, el fundamento es el mismo, no debería contar con el descrédito de quienes dan más valor al nombre del centro donde estudiaste que a otros detalles de tu persona ya que por eso estamos como estamos: Porque hay personas en empresas que por diversas razones (mucho personal empleado, con productos o servicios importantes,…) influyen en lo que nos pueda pasar que ocupan posiciones de mando sin ser las más adecuadas si considerásemos unos parámetros distintos, así, luego, no puede esperarse de esa empresa que sea “ejemplo de responsabilidad social” y hasta cometa atrocidades sociales (o medioambientales) cuando la persona que la dirige no ha sido elegida en función de ese parámetro.

 

Errores más comunes al redactar el currículum vitae

Errores, que se achacan a la persona desempleada por los que sigue en desempleo.

Errores, ¿De verdad causantes de tu desempleo? ¡Un sinsentido que pueda desorientarte!

ERRORES MÁS COMUNES AL REDACTAR EL CURRÍCULUM VITAE, así es como se titula un texto que acabo de leer en http://www.quierounbuentrabajo.com/

  • Sobrepasar la extensión recomendada de una o dos páginas.

El mío, con formación diversas (ingeniería industrial, pedagogía, educación, música, etc.), y con desarrollo de estos conocimientos en diversas posiciones, y con multitud de cursos recibidos e impartidos que avalarían el currículo, además de diversos cargos de representación institucional, etc. para redactarlo en 2 páginas, requiere de una formación y capacidad de análisis, síntesis y redacción, que reconozco ser fruto de una capacidad propia además de una formación y un trabajo para llegar a hacerlo que ni todo el mundo lo tiene (cada cual tiene sus puntos fuertes y éste puede ser uno mío), ni, en realidad, lo necesito para según qué empleos. ¿O quiero contratar para mozo de almacén a un cerebro capaz de hacer algo así para simplemente ponerlo a mover cajas con una carretilla? ¡Un sinsentido! ¿O estoy en un error?.

  • Utilizar papel de mala calidad, de colores llamativos o formato no estándar.

¿A quién le hacemos caso, a quien haya redactado este artículo o a quienes redactan otros que te incitan a elaborar tu currículo en tamaños, formas, colores,… llamativos y fuera de lo común para así hacer resaltar tu documento y a ti, frente a otras candidaturas?

Cada cual que haga lo que vaya con su personalidad y sus posibilidades, y lo que debe importar y evaluarse es ¡La persona! Y la persona es más que las circunstancias que hagan que el documento se entregue en un papel reciclado (que no implica de forma 100% cierta que sea el currículo de una persona implicada en el respeto al medio ambiente, por haberlo hecho en papel reciclado, por poner un ejemplo).

  • Descuidar la calidad de la impresión.

Las circunstancias son las que son, y se pueden dedicar recursos a que no afecten a esta actividad de elaborar un currículo, pero… ¿Es fundamental? No. Una persona, como he dicho, es mucho más que si hoy el cartucho de tinta se estaba agotando y no tengo tiempo o dinero o forma de resolverlo, porque además ¿Busco a una persona para “resolver” situaciones difíciles? Si es así, estaría bien elegir a una persona que “parecía” imposible que pudiera imprimirlo en tan buena calidad debido a sus circunstancias pero… lo ha hecho. ¡Lo malo es que ¿Le preguntas a la persona cuáles han sido las circunstancias que han rodeado al momento de imprimir el currículo y cómo ha procedido en caso de que éstas fueran situaciones difíciles? Es más… y si fuera en unas circunstancias fáciles, ¿Preguntas cómo lo ha hecho para que las circunstancias fueran fáciles? Si no haces estas preguntas… sólo te resulta agradable de leer el currículo, pero si eres profesional de los RR.HH. ¿Me estás diciendo que contratas a una persona en función de lo que emocionalmente sientas al ver la calidad de impresión del documento, o su extensión o su forma, color,…? ¡Ojalá que tu selección de personal sea más profesional.

  • Utilizar un tamaño de fuente demasiado grande o demasiado pequeño. El tamaño de fuente no debe ser nunca menor de 10 puntos.

  • Recargar la presentación con negritas, subrayados, cursivas y diferentes colores.

  • Utilizar un lenguaje altisonante e inadecuado.

  • Usar, inadecuadamente, términos técnicos.

  • Utilizar giros idiomáticos o una deficiente redacción ortográfica y sintáctica.

  • Redactar de manera fantasiosa y pretenciosa.

  • Estructurar tu currículum de manera descompensada.

  • Incluir información irrelevante, superflua u obsoleta.

  • Proporcionar datos imprecisos o inexactos.

  • Omitir información crítica y clave.

  • Describir funciones, tareas, y responsabilidades pero no logros, realizaciones y éxitos.

  • No determinar objetivos ocupacionales, el puesto deseado, ni el resumen de antecedentes laborales.

  • Adjuntar certificados académicos o profesionales, apéndices y anexos que no procedan.

  • No fechar el currículum vitae.

  • No adjuntar la carta de presentación.

Todas estos puntos son, según quien ha elaborado el artículo y, por ende, según la institución a la que representa y le permite tener este artículo publicado, errores que cometes y que, tal vez por ello, te hacen estar sin empleo.

¡Qué barbaridad! Tanto por decirlo como por si acaso es algo salido de experiencias vividas

Un plan de gestión de empleo diferente a lo habitual

El profundo y amplio conocimiento de Consultoría HOST sobre multitud de sectores gracias a sus 20 años ya de experiencia acumulada en contacto con diferentes facetas del mundo laboral, empresarial, de la administración,…. aportan a quienes buscan empleo de calidad y a quienes buscan a personas seria, formal y con ganas de trabajar, toda una gama de posibilidades de desarrollo que nos complace comprobar que resuelven infinidad de situaciones que en ocasiones parecían críticas y casi insalvables.

Consultoría HOST procurará, a través de esta web, disponer de una amplia base de datos de personas y empresas que encuentren conexión lo antes posible.

Hay muchas ofertas de empleo en internet, pero, según los datos que se publican al respecto, hay más del doble de ofertas de empleo fuera de internet ¿Lo sabías?

Hay muchas webs con ofertas de empleo, en las que pasas los días, semanas, meses y hasta años enviando correos y más correos tras tal vez pasar por uno o varios talleres (de pago directo o de pago indirecto, de esos mal llamados “gratis” que se pagan con tus impuestos) donde dicen que te enseñan a redactar una carta de presentación y un currículo, y a superar una entrevista de trabajo. ¡Esta web es otra cosa!

Hay grandes empresas dedicadas al mundo del empleo, que ofrecen documentos para que te los leas y te prepares para buscar empleo y para tener éxito en tus entrevistas de trabajo, documentos que los refieren como de información “comprobada”.

La búsqueda de empleo es un trabajo en sí mismo para el que se plantean una serie de requerimientos, como son esfuerzo, planificación y análisis, partiendo de fijarte unos objetivos y una capacidad de puesta en marcha. ¿Y si no eres una persona con capacidad de análisis, de planificación, o no tienes habilidad para la gestión del esfuerzo de forma que sea efectivo y de como resultado resolver tu situación laboral? Pues según alguna de las empresas de esas que se citan como “principales” o “mayores” o “de referencia” en cuestiones de empleo, en ese caso casi que te sentencian a seguir en desempleo.

Aquí, nos planteamos las cosas de una forma más humana, y más socialmente responsable.

Taller de empleo

Con 20 años de experiencia profesional como consultoría para empresas y personas, tenemos una buena imagen y perspectiva de la una y la otra parte que son necesarias unirse para generan un empleo: Empresa que necesita personal y personal que necesita trabajar.

Para la gestión del empleo, y del desempleo, hay profesionales. ¿Por qué hay tan pocas personas que recurren a estos servicios profesionales? El coste es mínimo, los resultados son enormes. ¿Por qué se sigue sufriendo en soledad una situación que puede aliviarse e incluso remediarse definitivamente en muchas de las ocasiones?

Para cosas importantes que se complican hay quienes recurren a canales profesionales ¿Por qué cuando se complica una situación de desempleo no se hace?