Errores más comunes al redactar el currículum vitae

Errores, que se achacan a la persona desempleada por los que sigue en desempleo.

Errores, ¿De verdad causantes de tu desempleo? ¡Un sinsentido que pueda desorientarte!

ERRORES MÁS COMUNES AL REDACTAR EL CURRÍCULUM VITAE, así es como se titula un texto que acabo de leer en http://www.quierounbuentrabajo.com/

  • Sobrepasar la extensión recomendada de una o dos páginas.

El mío, con formación diversas (ingeniería industrial, pedagogía, educación, música, etc.), y con desarrollo de estos conocimientos en diversas posiciones, y con multitud de cursos recibidos e impartidos que avalarían el currículo, además de diversos cargos de representación institucional, etc. para redactarlo en 2 páginas, requiere de una formación y capacidad de análisis, síntesis y redacción, que reconozco ser fruto de una capacidad propia además de una formación y un trabajo para llegar a hacerlo que ni todo el mundo lo tiene (cada cual tiene sus puntos fuertes y éste puede ser uno mío), ni, en realidad, lo necesito para según qué empleos. ¿O quiero contratar para mozo de almacén a un cerebro capaz de hacer algo así para simplemente ponerlo a mover cajas con una carretilla? ¡Un sinsentido! ¿O estoy en un error?.

  • Utilizar papel de mala calidad, de colores llamativos o formato no estándar.

¿A quién le hacemos caso, a quien haya redactado este artículo o a quienes redactan otros que te incitan a elaborar tu currículo en tamaños, formas, colores,… llamativos y fuera de lo común para así hacer resaltar tu documento y a ti, frente a otras candidaturas?

Cada cual que haga lo que vaya con su personalidad y sus posibilidades, y lo que debe importar y evaluarse es ¡La persona! Y la persona es más que las circunstancias que hagan que el documento se entregue en un papel reciclado (que no implica de forma 100% cierta que sea el currículo de una persona implicada en el respeto al medio ambiente, por haberlo hecho en papel reciclado, por poner un ejemplo).

  • Descuidar la calidad de la impresión.

Las circunstancias son las que son, y se pueden dedicar recursos a que no afecten a esta actividad de elaborar un currículo, pero… ¿Es fundamental? No. Una persona, como he dicho, es mucho más que si hoy el cartucho de tinta se estaba agotando y no tengo tiempo o dinero o forma de resolverlo, porque además ¿Busco a una persona para “resolver” situaciones difíciles? Si es así, estaría bien elegir a una persona que “parecía” imposible que pudiera imprimirlo en tan buena calidad debido a sus circunstancias pero… lo ha hecho. ¡Lo malo es que ¿Le preguntas a la persona cuáles han sido las circunstancias que han rodeado al momento de imprimir el currículo y cómo ha procedido en caso de que éstas fueran situaciones difíciles? Es más… y si fuera en unas circunstancias fáciles, ¿Preguntas cómo lo ha hecho para que las circunstancias fueran fáciles? Si no haces estas preguntas… sólo te resulta agradable de leer el currículo, pero si eres profesional de los RR.HH. ¿Me estás diciendo que contratas a una persona en función de lo que emocionalmente sientas al ver la calidad de impresión del documento, o su extensión o su forma, color,…? ¡Ojalá que tu selección de personal sea más profesional.

  • Utilizar un tamaño de fuente demasiado grande o demasiado pequeño. El tamaño de fuente no debe ser nunca menor de 10 puntos.

  • Recargar la presentación con negritas, subrayados, cursivas y diferentes colores.

  • Utilizar un lenguaje altisonante e inadecuado.

  • Usar, inadecuadamente, términos técnicos.

  • Utilizar giros idiomáticos o una deficiente redacción ortográfica y sintáctica.

  • Redactar de manera fantasiosa y pretenciosa.

  • Estructurar tu currículum de manera descompensada.

  • Incluir información irrelevante, superflua u obsoleta.

  • Proporcionar datos imprecisos o inexactos.

  • Omitir información crítica y clave.

  • Describir funciones, tareas, y responsabilidades pero no logros, realizaciones y éxitos.

  • No determinar objetivos ocupacionales, el puesto deseado, ni el resumen de antecedentes laborales.

  • Adjuntar certificados académicos o profesionales, apéndices y anexos que no procedan.

  • No fechar el currículum vitae.

  • No adjuntar la carta de presentación.

Todas estos puntos son, según quien ha elaborado el artículo y, por ende, según la institución a la que representa y le permite tener este artículo publicado, errores que cometes y que, tal vez por ello, te hacen estar sin empleo.

¡Qué barbaridad! Tanto por decirlo como por si acaso es algo salido de experiencias vividas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.