Este sitio se ha creado para poner formación y experiencia a disposición de quien necesite ese punto de apoyo que muchas veces hace falta para evaluar la calidad de una idea y para posteriormente actuar en la puesta en marcha en caso de considerarse oportuno.

Ya sea para salir de las listas del paro, para poner en marcha una actividad, o para mejorar su situación profesional o la de su empresa o negocio, a veces nos falta un punto de apoyo para poder iniciar el camino o para no rendirse, y eso es lo que desde aquí se ofrece.

Ni personas ni empresas llegan nunca a nada sin una idea, sin un proyecto,… y esa idea o proyecto sólo llegará a algo con el apoyo de un grupo de personas que crean en ellas y, sobre todo, que las materialicen en algo real  que genere beneficios económicos y sociales (no olvidemos nunca la importancia de los beneficios “sociales”, porque si no… caeremos en la explotación de personas o de recursos naturales, y ese camino… nos lleva a un desastre generalizado).

En cada proyecto de desarrollo personal o empresarial, difícil será que no necesitemos a otras personas, personas que nos den o nos presten algo: Dinero, tiempo, unas manos, una idea, unos conocimientos, unos consejos, o incluso sólo un mensaje de ánimo adecuado en el momento adecuado, todo vale y es bienvenido,… Y si todo encaja… saldrán beneficios, que se deben usar para recompensar y agradecer a quienes aportan o aportaron para ello. Beneficios que se repartirán en forma de nóminas, en forma de ayuda, en forma de abrazos,…

Toda ayuda recibida cuando la necesitábamos para salir adelante hay que acordarse de devolverla, porque la ayuda es algo que se da en préstamo.

¡Qué expresión tan curiosa: Prestar ayuda! La ayuda se pide, te la dan, se usa mientras se necesita y no hay que olvidarse de devolverla o quizás dejen de prestártela en otra ocasión o quizás rompas la cadena de ayuda y tu entorno empiece a fallar porque la ayuda ha dejado de fluir.

Son muchas las personas que dicen que su vida va mal porque “ha dejado de fluir el crédito”, cuando lo que ha dejado de fluir es… la ayuda.

Nuestro futuro no mejorará si cada cual mira sólo por lo suyo y no nos prestamos ayuda unos a otro, y debemos inculcar que hay que ayudar, y hasta hay que inculcar que hay que aceptarla si nos la ofrecen e inculcar un aprendizaje de pedir ayuda (cómo, cuándo, dónde, a quién, para qué) para tampoco excederse y agotar la ayuda disponible y convertirnos en parásitos.

Si no gestionas bién la ayuda, tarde más o tarde menos… empezará a haber problemas en tu entorno directo e indirecto y surgirán problemas, lo que ahora se conoce de forma genérica como “crisis”.

Si tu lema es “Vive y deja vivir”, por favor, cámbialo, porque “dejar vivir” es abandonar a muchas personas que por mil circunstancias no pueden vivir o desarrollarse sin nuestra ayuda, así que por mera responsabilidad hacia ti y hacia los demás, por favor, cambia a este otro lema: Vive y ayuda a vivir.

En mi actividad profesional diaria veo a muchas personas y empresas que podrían salir adelante si tuvieran un, a veces pequeño, punto de apoyo, y hago cuanto puedo para echar una mano, pero creo que la situación necesita de más gente ayudando y de que la ayuda la podamos hacer llegar a más personas o que sea una ayuda mayor, o más potente,… y pensando en ello, quizás con esta web pueda abrir los brazos aún más y tender la mano aún más lejos.

Las pequeñas hazañas diarias para salir adelante parece que no tienen casi ningún apoyo, y los días pasan, y la desesperanza se está metiendo en la mente de mucha gente. ¡Hacen falta soluciones inmediatas y estables!

Hay que cambiar cosas, empezando por tu estado de ánimo. Desde ahora mismo ya cuentas con alguien dispuesto a echarte una mano. Vamos a ponernos en marcha.

Si pasas por el resto de paginas de esta web, verás que la cuestión e simple: Escribes un correo pidiendo ayuda u ofreciendo ayuda, y a partir de ahí seguiremos en contacto para gestionar esa ayuda.

Un cordial saludo.