Una solución: La colaboración. Aunque… ¿Quieres colaborar?

Actualmente son muchas las personas que, por diferentes motivos, pasan los días casi enteros en los bares.

Aunque tras hablar con camareros en multitud de bares, me cuentan que “el tiempo de permanencia en el local en nada se traduce en que el negocio del bar esté mejorando, porque hay quien con un café y una cerveza pasa la mañana entera”, y el hecho también constatado es que hay una gran mortandad de bares. Eso sí, los que más están cerrando son bares abiertos o en manos de personal sin profesionalidad al respecto (el programa de “Pesadilla en la cocina” ha abierto las cocinas y entrañas de muchos bares, restaurantes,… que ni nos explicamos no solo el cómo es que seguían vivos sino el cómo es que un día iniciaron actividad en manos de sus actuales dueños, y qué habría sido de ellos sin la impagable ayuda de Chicote y todo el despliegue de medios técnicos, tecnológicos, económicos y profesionales –rediseño y acondicionamiento del local, rediseño de la oferta gastronómica,…-), porque por otro lado abren sitios que bajo parámetros profesionales sí parece que van echando camino adelante.

Hecho este paréntesis de situación… abrimos otro, el de las actitudes empresariales: Se puede iniciar una actividad y todo el impulso es hasta el momento de abrir y luego ya pues nada… a esperar que la caja se llene sola cada día… o se puede iniciar una actividad y tras el impulso para abrir continuar con el siguiente impulso que es el de hacer que el negocio funcione.

En el primer caso, cierto es que hay actividades que requieren menos acciones para que funcionen (tú abres una frutería en un barrio sin frutería cercana, y sólo has de preocuparte de poner un precio o una calidad que destaque frete a otros, y con eso de que estás más cerca… en ocasiones hasta funciona sin tener que hacer mucha actividad de marketing, publicidad, creación de marca, exhaustivos estudios de mercado, sin tener presencia den redes sociales, sin un blog, etc…) pero hay otras (la mayoría) que sí requiere que constantemente se estén realizando acciones destinadas aunque sea sólo para el sostenimiento de la actividad en un punto óptimo de rendimiento.

Para este último tipo de personas más activas, abiertas y decididas a hacer, se plantean diferentes acciones, una de ellas es la denominada “venta cruzada”, en inglés “cross-selling”, también en estas acciones aparecen palabras como la “colaboración” o términos como la “co-creación”.

En las acciones citadas el planteamiento pasa por la mezcla, la unión, la participación conjunta de forma organizada y planificada en un proceso destinado a la mejora de la actividad empresarial que se esté desarrollando por cada parte implicada, para un beneficio mutuo.

Dicho todo esto, una de las actividades empresariales que deberían estar haciendo acciones de este tipo son los bares.

Ya hay peluquerías que en el mismo local dispone de una zona de barra y con zona para tomar un café mientras se espera a que te toque o a que terminen con esa persona a la que acompañas, sin perder por ello entidad la peluquería ni el bar donde puedes ir sin tener por qué consumir los dos servicios.

Ya hay peluquerías que comparten local con tienda de ropa, o tiendas de ropa que incluyen en el mismo espacio una zona dedicada a peluquería, tanto monta monta tanto…

¿Qué hace la gente en un bar además de beber y tomar tapas o pinchos? Principalmente… Hablar, debatir, discutir,…

¿De qué se habla en un bar? De futbol, de política, de economía,…

¿Y tras tanto hablar qué resulta? En mi opinión, el resultado es algo importante que fuera, ya puestos, lo más provechoso posible. ¿Lo es? Lo es porque hay quien se desahoga de sus quejas, porque hay quienes dan consejos,… la verdad que son diversas las “figuras” presentes en un bar.

Mi cuestión es ¿Y si profesionalizamos algunas de esas figuras y hacemos que lo que ocurra en el bar sea algo “realmente” provechoso?

Una figura presente en el bar es la del “hombro en que llorar”, que escucha tus quejas y soporta tus lamentos,… la del “entendido” que sea el tema que sea raro es que no solo no tenga opinión sino hasta una solución,…

Profesionalmente hay personas que estudian y se preparan para ejercer estas figuras, pero lo hacen en consultas médicas (psicólogos,…) o en empresas de consultoría (consultores) o en medios de comunicación (comentaristas, tertulianos,…), que han de realizar constantes tareas e inversiones para dar a conocer sus servicios, disponer de un espacio físico donde desarrollar su actividad, etc.

Observemos esta situación:

Tienes un problemilla matrimonial y lo comentas con tu vecino en el bar y éste hasta te da un ¿Sabio? consejo… todo por el módico precio de unas cuantas cervezas entre las tuyas y las suyas. Acabas de oír por la radio que ha subido el IPC un 1% y casi que se te corta la respiración y sales corriendo a comprar el pan de hoy antes de que el tendero se entere y te suba el pan a tal precio que tengas que reducir tu consumo de pan por culpa de semejante noticia…

¡Cuánto mejor sería que quien atendiera a tu problemilla de pareja lo atendiera alguien profesional!

¡Cuánto mejor sería que tu inquietud por la subida del IPC te la tratara alguien profesional y así dejar de reaccionar de forma alocada en base a ideas equivocadas o a consejos venidos de a saber quién!

Observemos esta otra situación:

En muchas ocasiones pasas el día den el bar porque estás en desempleo y vas al bar a desahogarte, y a entretenerte y quitar de tu pensamiento la carga del “¡Y ahora qué!” y… cosas del estilo. ¿Así vas a encontrar empleo? No. Esta actividad solo va destinada a, cuanto mucho, aliviar tu carga psicológica (que la aliviarías más en manos de profesionales), pero nada de generarte opciones de empleo, y además, te cuesta el dinero, lo que aumenta tu problema económico, lo que hace que empeore tu situación psicológica, y realimenta la necesidad de desahogo y de vuelta a buscar en el bar, porque crees que es el único lugar donde si no solución al menos alivio sí encuentras, sin darte cuenta del error y de que estás entrando en un círculo del que difícil salir y más difícil salir con un trabajo si es eso lo que quieres.

¿Y si ese tiempo y dinero lo destinas a orientación laboral en manos de profesionales?

¿Y si en el bar hubiera un servicio de bebidas, tapas, pinchos, y también de profesionales del asesoramiento personal en diferentes temas?

Una peluquería con bar o un bar con peluquería…

Una peluquería con tienda de ropa o una tienda de ropa con peluquería…

Ya hay bares que ofrecen conciertos, monólogos, lecturas de libros,… y conciertos que ponen barra para bebidas y comidas, locales de teatro que hacen un intermedio para tomar algo en el “ambigú” (bar), y hasta bibliotecas y librerías que celebran eventos de presentaciones de libros o de lecturas mientras te tomas algo… ¡Esto ya son cosas que las tenemos por habituales y son conocidas, por qué no seguir mezclando y ampliar las opciones!

Implantemos el bar con consultoría o la consultoría con bar.

¿Quién quiere empezar?

Se admiten propuestas y personas interesadas en esta actividad, tanto personas para ejercer figuras profesionales del bar como actividad empresarial como para ejercer figuras profesionales destinadas al público del bar (psicología, selección de personal, orientación laboral, coaching, innovación,…).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.